Riu Hotels: «Queremos proveedores que ofrezcan regularidad»

El Director de Compras de Riu Hotels & Resorts, Bartolomé Enseñat, explica sus criterios para la selección de nuevos proveedores para la cadena.

La empresa de suministros que se incorpora «debe entender nuestras necesidades y tener capacidad de anticipación ante cambios o imprevistos»

Bartolomé Enseñat, Director de Compras de Riu Hotels & Resorts

La selección de nuevos proveedores es un verdadero reto para las cadenas hoteleras. Para seleccionar las mejores candidaturas, los profesionales se basan en la garantía de servicio, ya sea en cuanto a la entrega o en el mantenimiento posterior. Así lo confirma el Director de Compras de Riu Hotels & Resorts, Bartolomé Enseñat.

P.- ¿Qué requisitos debe cumplir un proveedor para pasar a ser suministrador habitual de Riu?

R.- Varía dependiendo del tipo de bien o servicio que vayamos a contratar. Y, por supuesto, del país en el cual se prestará el servicio. Cuando se trata de productos alimenticios las garantías higiénico sanitarias son fundamentales, pero si es maquinaria el servicio post venta y de mantenimiento harán inclinar la balanza.

Siempre buscamos a los mejores proveedores, los que ofrezcan regularidad, garantías de suministro y con visión de negocio global. El proveedor debe entender nuestras necesidades y tener capacidad de anticipación ante cambios o imprevistos.

P.- ¿Cómo son las relaciones de Riu Hotels con sus proveedores?, ¿establece la cadena relaciones a largo plazo, o bien, va cambiando?

R.- La fidelización de nuestros proveedores es una de las claves del éxito de nuestro departamento de Compras. Tenemos proveedores con más de 40 años de antigüedad y la media actual es de 15 años. Aunque entrar a formar parte de los proveedores de Riu Hotels no es fácil, una vez que estás dentro nuestra relación será a muy largo plazo, si la cosas se hacen bien.

Bartolomé Enseñat acumula una gran experiencia en el Departamento de Compras.

Esto da seguridad y estabilidad al proveedor, motivándolo y comprometiéndolo en nuestro proyecto, lo que al final se traduce en buenas compras. Buscamos partners, no proveedores esporádicos o que estén de paso.

P.- Ante la posibilidad de cambiar de proveedor de un bien o servicio, ¿qué le convence más, el precio o la calidad de lo que se oferta?

R.- La calidad y las garantías de suministro prevalecen ante el precio. El precio por supuesto que es importante, pero para saber el precio final de un producto no basta con ver un valor numérico plasmado en una oferta, hay numerosos factores que inciden en el precio final, y eso es lo que realmente importa.

Tenemos en cuenta rendimientos, durabilidad, manipulación y la gestión de residuos, todo esto forma parte del precio. Descartamos todo aquello que no nos ofrezca un valor agregado y que encarezca el producto.

P.- ¿Provoca la evolución de la demanda del huésped cambios en la actividad del Departamento de Compras?, ¿cómo gestiona esa situación?

R.- Efectivamente hay demandas de cambio constantes. Los clientes son los que nos hacen reinventarnos cada día y por eso nos adaptamos rápidamente a lo que quiere el mercado siempre de manera ordenada y planificada. Actualmente, los clientes están más sensibilizados y son más exigentes con las políticas de Responsabilidad Social Corporativa y esto nos hace comprar con otra visión.

Por ejemplo, estamos más comprometidos y sensibilizados que nunca con el medio ambiente. En la toma de decisiones consideramos los aspectos ambientales y sociales que afectan al producto durante su ciclo de la vida.

Entre otras cosas, tenemos en cuenta el pasado del producto, es decir de dónde viene y en qué condiciones se ha producido o elaborado, el presente, su transporte, utilización y durabilidad. Y, por supuesto, el futuro del producto, su destino final, su gestión como residuo y el impacto que tendrá en el medio ambiente.

P.- En su opinión, ¿cuál es el futuro del Departamento de Compras en la industria hostelera?, ¿cómo evolucionará en los próximos años?

R.- Seguirá siendo un departamento clave, la buena gestión del departamento incide directamente en la cuenta de resultados y en la satisfacción del cliente. La evolución pasa por la anticipación y adaptación a la transformación digital de las compras, utilizando herramientas de gestión que nos permitan ser más ágiles, reduciendo costes finales y minimizar riesgos. En definitiva, comprar mejor y más barato de manera más segura.

Escribe un nuevo comentario